martes, 4 de agosto de 2020

Una cuestión de autoridad moral.

El predicador Barney Mejía, debió ponerse a cuentas con Dios antes de poder exigir que otros se sometieran a sus escrúpulos doctrinases sobre la salvación y el bautismo.

¿Quiere saber más?